Trazando el camino del turismo sostenible

La líder de “Volaris, Ya Vas” nos habla sobra lo que conlleva la globalización, haciendo un turismo sostenible. 

Ana María Ceballos/Entre Aerolíneas 

Durante años la industria turística gozó de una excelente reputación, una industria que parecía tener todas las cualidades de los sectores que más crecimiento y desarrollo creaban, sin el impacto ecológico y social que muchas de estas ocasionaban, tal visión llevó a que al turismo se le llamara “la industria sin chimeneas”.

Recientemente, gracias a diversos estudios y la detección de algunas particularidades, el mundo comenzó a ver que, debido al gran movimiento de personas, el turismo ocasionaba un importante impacto ecológico y social en los lugares de destino, quienes, si bien se podían beneficiar de la gran derrama económica que los miles de turistas dejaban, también comenzaron a necesitar modificaciones en su infraestructura para poder hacer frente a las grandes necesidades de los viajeros, los cuales muchas veces ocasionaban un importante deterioro ambiental y social.

También te puede interesar: Wine Corner del CMB abrirá en el AICM.

La Pandemia por COVID-19 tuvo muchos efectos a nivel mundial, pero también nos ayudó a crear consciencia de diversos aspectos, uno de ellos era la manera en que el turismo afectaba a las ciudades o comunidades receptoras.

De la noche a la mañana, debido a las restricciones de movilidad, muchos lugares turísticos se encontraron vacíos, solo manteniendo a la gente que ahí habitaba y que pudo reencontrarse con espacios y experiencias que había perdido en su vida diaria al cederlos a la industria turística y los beneficios económicos que estos espacios otorgaban.

De lo anterior todos escuchamos, vimos e incluso vivimos diversos casos: playas vacías y limpias que de repente recuperaban fauna que tenía mucho tiempo sin acercarse tanto a la costa, parques y monumentos por los que se podía volver a recorrer sin tener que encontrarse con miles de personas en el mismo espacio o tomando fotos, feligreses que retomaban sus iglesias sin tener que compartirlo con cientos de personas tomando fotos, entre muchos otros.

Es cierto que esto tuvo un altísimo costo económico, el cual afectó a familias y localidades enteras quienes dependían completamente de la derrama económica que los turistas dejaban, pero también nos ayudó a visibilizar el impacto que hemos provocado y comenzar a trazar una ruta de hacia dónde tenemos que ir.

También te puede interesar: Destinos para viajar este verano.

La transformación no se puede hacer de un día para otro, pero sí podemos ir avanzando poco a poco para crear un turismo mucho más sostenible.

Ejemplo de esto son las Experiencias que tenemos dentro de la oferta de Ya Vas, muchas de ellas enfocadas en involucrar a nuestros Clientes en la sostenibilidad.

Nosotros decidimos que estas experiencias eran un buen primer paso para ir familiarizando a la gente con una nueva forma de hacer turismo.

Nuestro plan es poder irnos transformando poco a poco, adaptándonos junto con los viajeros hacia un turismo que cuide 100 por ciento por el medio ambiente y el bienestar de las comunidades que dependen de él, no sólo desde un punto de vista económico, sino mucho más social.

Nuestra intención es ir haciendo a los viajeros más conscientes, pero también transformarnos, en el mediano y largo plazo, en una agencia de viajes online 100 por ciento sostenible.

Ana María es líder de producto Ya Vas, la agencia de viajes en línea de Volaris. Ha trabajado para varias empresas como Adelco-General Motors en Córdoba, Colombia; Vista Global en Medellín, Colombia,y Food Concepts Ice, en Miami, Estados Unidos.Se graduó en Negocios en la Universidad EAFIT (Colombia) y tiene una maestría en la misma disciplina por la Universidad IMF (Madrid).