Raquel Askenazi, representando la comida a través de la música

La chef exalta la historia e inspiración que hay detrás de su recetario Rapsodia de Sabores.

Por: Karla Salinas Valadez

Cuando empezamos a planear el menú de la semana, siempre nos preguntamos qué vamos a comer, en ocasiones nos cansamos de los mismos sabores, razón por la que consultamos los preciados recetarios trayendo el sazón con explicaciones concisas para recrear cada receta en casa.

Bajo está premisa conversamos con la chef Raquel Askenazi, duranguense que mediante sus conocimientos en la música, decidió elaborar el recetario Rapsodia de Sabores reuniendo la cocina mexicana, mediterránea e israelí, creando una sinfonía de sabores y texturas.

Deberías leer Disfruta la gastronomía mediterránea en CDMX

“El recetario viene a resolver la necesidad de mucha gente que tenga esa pasión por cocinar, cada receta cuenta con su propia fotografía. También cumple con la función de adaptarse a las necesidades de cada persona, permitiendo sustituir ciertos ingredientes para los que son vegetarianos o intolerantes a algún alimento, sin sacrificar el sabor”.

Cortesía

Askenazi, resalta que se demoró en finalizar el recetario debido a que probó cada uno de las recetas hasta obtener las cantidades exactas, pruebas que fueron degustadas por conocidos o amistades de la chef.

“Hay una sección que se llama Antes de empezar, donde resaltamos que la gente debe tener su propio criterio al momento de cocinar, ya que las recetas pueden afectar por diversos factores que haya en el entorno, como la temperatura, altura, si usamos estufa eléctrica o de gas, entonces la persona debe de tener el sentido común de analizar cada proceso, y es ahí donde entra la creatividad de las personas”.

Talvez te interese Simplot, reinventando e impulsando el aguacate

Cortesía

Además, explicó que dentro del tomo hay 395 platillos, con 436 variaciones, menús ya elaborados, dando la solución de tener propuestas gastronómicas para el día a día, opciones que fácilmente se pueden llevar a cabo para fiestas.

“Al final siempre se tiene rectificar el sabor, porque la materia prima puede variar, la verdad las señoras mayores de antes, hacían cada platillo con su propio sazón sin utilizar medidas en específico, pero les quedaban delicioso porque ellas lo que hacen es estar probando en todo momento, pero aquí se trata de acercarlo lo más posible al resultado final”.

Por último, recordó que su madre ha sido su maestra en el arte de la cocina, siendo el principal apoyo en la revisión de cada receta, dentro del proceso su mamá no usaba cucharas o tazas medidoras por su amplio conocimiento y experiencia.

Cortesía

Tienda