¡Que la diabetes no te corte las alas!

Aquí te decimos todo lo que no debe faltar en tu equipaje si vas a viajar y padeces esta enfermedad crónico degenerativa 

Por: Irene Licona 

Por lo regular cuando vamos a salir de viaje por el motivo que sea empezamos a repasar mentalmente todo lo que tiene que llevar o no puede faltar en nuestra maleta: desde los gatges de moda hasta artículos de higiene personal.

Sin embargo cuando se padece algún tipo de enfermedad, lo primero que se considera son objetos médicos(bauvanómetro, termómetro u oxímetro), ya que representa un seguro de vida, sobre todo si se va a un lugar alejado, de difícil acceso o sin servicio médico en caso de que se presente alguna emergencia.

Eso lo sabe perfecto, una persona que padece alguna enfermedad crónico-degenerativa: cardiovascular, epilepsia, hipertensión y/o diabetes por ejemplo, quienes diariamente tienen que tomar su medicamento. En el caso de quien padece diabetes Tipo 1, inyectarse insulina diariamente.  

Por ello, la educadora en Diabetes, de la Federación Mexicana de Diabetes A.C; Martha Rangel Hernández en entrevista nos da recomendaciones para saber como ser más cautelosos en estos aspectos.

Rangel señaló que para estas personas, es imprescindible llevar un breve informe médico para cualquier emergencia –de preferencia en inglés si no es a un país de habla hispana- si se viaja en avión, además de consideró como prevención el avisar con antelación al funcionario encargado del aeropuerto que se porta una bomba de insulina, ya que muchas veces no pasan los puntos de control.

Por otra parte, destacó que también en aeropuertos es necesario especificar que la insulina, junto con el glucagón, las tiras reactivas, las lancetas, las agujas, el material desechable de la bomba de insulina y cualquier otro medicamento deben viajar en la cabina y no en el departamento de equipajes, para evitar tanto el deterioro del mismo por la temperaturas que ahí se maneja como para evitar pérdidas.

Además de agregar como consejo adicional que si se viaja con alguien de confianza, es mejor repartir la medicación, a fin de que la otra persona también lleve medicamento en su equipaje de mano.

“De ahí que una buena estrategia sea duplicar o triplicar la medicina que se va a necesitar a la hora, porque pese a que los pacientes con diabetes deben conocer la cantidad de agujas si van de viaje, quizá no se puedan encontrar las jeringas específicas para la aplicación de la insulina en otros lugares”, citó.

También recordó el llevar un monitor de glucosa a la mano para realizar el monitoreo de la insulina si se realizará una actividad al aire libre; además de llevar insulina suficiente, tiras reactiva, lancetero, o bien carteras de insulina que transforman la insulina de forma segura, llevar tabletas de azúcar masticable o algún lunch para no tener ayuno prolongado que pueda ocasionar hipoglucemia.

La especialista informó que entre lo que no puede faltar estando de viaje son: caramelos, tabletas de glucosa (o bolsitas de azúcar simple) y otros alimentos azucarados para los niveles bajos; nueces, queso y otras proteínas en caso de que encontrar comida en el aeropuerto, campo, montaña o donde te encuentres sea algo desafiante; bolsas congeladas o frío wallet (billeteras especiales) de refrigeración para mantener fríos la insulina y los alimentos.

Por último, Rangel añadió como suministros adicionales el tener sensores para el MCG, sets de infusión, baterías, lancetas y cualquier otra cosa que puedas necesitar de respaldo en caso de emergencia o ¡pérdida de equipaje!.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.