Mineral Del Chico, meca para los amantes de la Aventura

Desde 1899 este Pueblo Mágico alberga la primer Área Natural Protegida de México y América; decretada así por el presidente Porfirio Díaz

Por: Irene Licona

Si hay un sitio imperdible para los amantes de Turismo de Aventura y para aquellos que gustan de disfrutar del contacto con la naturaleza, ese es Mineral Del Chico; un lugar donde los bosques de encinos y oyameles dominan todo, incluidos los sentidos por su impactante hermosura.

No por nada, en este Pueblo Mágico cuyo aire puro penetra en los poros de la piel, se localiza el Parque Nacional “El Chico”; primer Área Natural Protegida de México, decretada así por el presidente Porfirio Díaz en 1899, debido a su belleza e importancia ecológica.

Este bosque de oyameles y encinos –que posee dos mil 754 hectáreas- desde hace décadas se practican actividades deportivas y recreativas; actualmente es considerada la cuna del Turismo de Aventura. En sus montañas, valles y presas se practica: ciclismo de montaña, pesca deportiva, senderismo, campismo, tirolesa, rappel y, especialmente, escalada en roca, debido a que en el parque existen más de 200 formaciones rocosas; con sitios que retan a escalarlas.

También se puede dar un paseo en lancha por sus lagos y presas  como el Cedral y el río El Milagro y de paso visitar los criaderos de truchas; actividad que dio pie al surgimiento en el estado, a una cocina especializada  en la preparación de este fino pez en diferentes versiones.

En esta población que inicialmente fue conocida como Atotonilco o Real de Atotonilco –cuyo significado es “Lugar de las Aguas Termales”-, debe su fundación al descubrimiento de unas minas en las proximidades de Atotonilco El Grande, pero con el fin de diferenciarlo, se le puso Atotonilco El Chico. Se  sabe que durante  su época de mayor esplendor, en este territorio del estado de Hidalgo florecieron ¡300 minas de plata!  Existen visitas guiadas para conocer las minas de Guadalupe y San Antonio; está última abrió en 1560 y se extrajo plata por más de 400 años.

A tan sólo 20 kilómetros de Pachuca, capital del estado, se localiza  “El Chico” (como comúnmente se le conoce), un lugar cuyos principales atractivos son –además de los ya mencionados-: el Parque Ecológico Recreativo Carboneras, El Paraíso Escondido, la Iglesia de la Purísima Concepción, las rocas de “Las Monjas” y “La Tanda” con su Vía Ferrata y Peña del Cuervo.

En tu visita no dejes de probar una  “Tachuela”, bebida tradicional, elaborada a base de hierbas silvestres y frutas; al igual que los “Machetes”, que no es otra cosa que quesadillas gigantes rellenas de diferentes guisados; los huaraches y la infaltable barbacoa. De las delicias de temporada se puede saborear: quelites y escamoles en junio y julio; y los hongos y chinicuiles, en agosto y septiembre, con la llegada de la temporada de lluvia.

 

En cuanto al hospedaje la oferta es variada, porque lo mismo puedes alquilar una cabaña, que una habitación de hotel, acampar por tu cuenta o en algún campamento ecoturísticos. Cabañas El Cedral, Iridian, La Montaña Hada Violeta, Venaventura y Hojarasca son algunas opciones, mientras que en hoteles está El Paraíso, Posada El Amanecer, Posada Sol y Luna, Vagabundo de Media Noche y La Ilusión, por mencionar algunos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *